LA TÉCNICA DE LAS 2 CUBETAS

Actualizado: 11 dic 2019




¿Crees que realizas un lavado adecuado de tu auto? Si tienes dudas al respecto del detallado automotriz, en Alfa Detailing te las aclararemos con este artículo.


Lavar un auto requiere técnica. Hace unos 30 años se pensaba que usar un detergente en polvo de ropa disuelto en agua en cubeta y enjabonar el carro con un trapo rojo eran suficiente para lograr un óptimo acabado. Con el tiempo nos dimos cuenta que estos detergentes son abrasivos para el barniz de nuestros vehículos, evidenciando deterioro en las capas de pintura de nuestros autos.


Por fortuna llegó la apertura económica y con ella una gama amplia de marcas y productos para el cuidado automotriz. Así mismo, surgieron técnicas que nos permiten realizar un proceso de lavado óptimo que proteja nuestro barniz y por ende nuestra pintura.


Lo primero que debes saber es la técnica de las dos cubetas. Esta consiste en tener una cubeta de agua limpia y otra de agua con la mezcla de jabón adecuada para lavar tu auto.


Es importante tener presente que no siempre debes usar jabones encerados, sobre todo si tu vehículo tiene un tratamiento cerámico de protección al barniz de tu auto. (podrás conocer más sobre los tipos de jabones en nuestra próxima publicación).


Una vez tienes las dos cubetas listas, debes tener una microfibra o guante aplicador de jabón y mínimo una toalla de microfibra grande para el secado de tu auto.


El guante o paño aplicador de jabón, debe sumergirse por vez primera en la cubeta que contiene el jabón y una vez se aplica la primer capa de jabón en una de las piezas del auto, debes enjuagar posteriormente el guante en la cubeta de agua limpia, de tal forma que los residuos atrapados por los filamentos del guante se queden en esa cubeta de agua sin jabón, para evitar ensuciar el agua que contiene el jabón. Una vez, has enjuagado el guante en la cubeta de agua sin jabón, procedes a enjabonar nuevamente el guante en la cubeta de agua con jabón y así aplicas jabón a otra pieza del vehículo.


Es importante anotar que debes lavar tu vehículos siempre a la sombra y revisando que las partes no estén calientes, dado que el barniz y la pintura de tu auto se expande con el calor y se contrae con el frío y lo que debemos procurar siempre es expansiones y contracciones bruscas por el lavado, con el fin de preservar el barniz y la pintura de tu carro.


Por último te recomendamos siempre enjabonar, enjuagar y secar piezas independientes de tu auto, comenzando por techo y seguido de vidrios, puertas, capó, maleta y guardabarros. Esto con el fin de ir secando cada pieza para evitar marcas de agua futuras que son en muchos casos difíciles de eliminar.




816 visualizaciones0 comentarios